Veneno en el Alma

Columna del Doctor Daniel Araiz

Nadie puede hacer el bien en un espacio de su vida, mientras hace daño en otro. La vida es un todo indivisible.” Mahatma Gandhi

pethappyHay formas de trabajo que realizan  personas o alguna institución para el control poblacional de diferentes especies de animales. Dentro de esas formas está la de la utilización de productos tóxicos o venenos para erradicarlos, catalogando a estas especies como plagas por la sobre población.

Intoxicar a una especie para que muera, a mi parecer, es una de las formas más bajas y deplorables que pueda haber, es una forma muy traumática de morir, independientemente del tipo de tóxico que se use. El animal sufre de forma grotesca y dolorosa.

Los animales envenenados nos llegan casi a diario a los veterinarios y la verdad es muy desagradable el estado en que llegan, muchas veces se mejoran otras no.  

Las personas que mandan a hacer eso no entienden el daño que puedan generar, no solo para esos animales de la calle por poner un ejemplo, sino que también cualquier mascota que esté siendo paseada como de costumbre por su propietario pueda accidentalmente intoxicarse por la sustancia.  A parte de alguna animal silvestre que pueda o no estar en peligro de extinción, también pueda tener un final desagradable.

Hay muchas formas de tratar el control poblacional de animales. La que a mi parecer es la mejor es la educación. Enseñar a las personas en general (desde niños hasta ancianos)  lo que son los animales, no tienen que gustarte, solo respetarlos como seres vivos hace la diferencia.

Que las instituciones formen escuadrones de orientación en las comunidades, escuelas y universidades donde se de respeto a la vida ajena, que se entienda que este planeta no es solo de humanos, que vivimos es una contraste hermoso de flora y de fauna que hace que exista una armonía, donde se entienda que cabemos todos y que podemos convivir de la mejor manera posible.

El veneno está en el alma de quien intoxica a un animal.

Un país, una civilización se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales.” Mahatma Gandhi