Ojo con la alimentación de nuestras mascotas en Navidad y Año Nuevo

Durante las cenas de Navidad y Año Nuevo muchas personas tienden a darle de comer a las mascotas pan de pascua, huesos de pollo o papas fritas, alimentos que claramente no pueden consumir los animales.

Este tipo de comida puede ser muy perjudicial para la salud de su regalón. El hueso de pollo puede llegar al intestino y producir obstrucción intestinal provocando incluso diarrea con sangre o vómitos.

Si su perro es cachorro puede presentar cuadros de deshidratación terminando incluso con la hospitalización de su perro.

Otro riesgo en estas fechas es ver casos de perritos que han injerido restos de adornos navideños como bolitas o luces del árbol de navidad, teniendo que recurrir a radiografías para detectar cuerpos extraños y posteriormente la cirugía para extraerlos.

Los veterinarios aconsejan sólo darle de comer su alimento envasado y si lo quiere regalonear para estas fiestas existen huesos de cartílagos, patitas de cerdo, sachet de carnes en salsa, entre otros, para que su mascota también celebre estas fiestas.