Los fuegos artificiales les provocan alto nivel de estrés en nuestras mascotas

Los perros tienen “hipersensibilidad auditiva” tres veces superior a la del ser humano por lo que los fuegos artificiales pueden afectarle más de lo normal, provocando miedo, reaccionando con agresividad, aullidos, perdiendo el control de esfínter e incluso pueden llegar a escapar de la casa.

Las celebraciones y especialmente los fuegos artificiales les provocan miedo y un alto nivel de estrés.

Este temor se explica por su alta sensibilidad ante estímulos sonoros intensos.

Por su gran capacidad para captar sonidos a altas frecuencias. La explicación la encontramos en sus ancestros caninos: los lobos se alimentaban de roedores, los cuales producen sonidos ultrasónicos y tuvieron que agudizar su sentido auditivo para poder localizar a su presa.

Entre las razas más susceptibles a reacciones nerviosas están Poodle, Cocker y Beagle.

Para evitar este tipo de reacciones, en el mercado existen distintos tranquilizantes naturales que pueden calmar al animal sin adormecerlos por completo, aunque en su mayoría deben ser administrados con anticipación a los fuegos artificiales.